Hace mucho, mucho tiempo, existió una categoría en el mundial de rallies llamada Clase B. En aquellos tiempos, allá por el año 1979 Audi comenzó a usar la tracción total en los Rallies con su modelo Audi 80 A1, o UrQuattro, viéndose inmediatamente cómo tenía una gran ventaja frente a los ya anticuados tracción trasera.

La Clase B se creó en 1983, y básicamente permitía a los fabricantes diseñar coches de competición con las tecnologías más modernas, con un peso mínimo de 900kg en función de la clase y turbocompresores que conseguían motores de más de 500CV.

Los fabricantes únicamente estaban obligados a fabricar 200 unidades de calle para homologar el coche, con lo cual se facilitó la entrada de fabricantes más modestos, no solo grandes marcas. Como cada evolución solo obligaba a fabricar 20 unidades adicionales, las marcas aprovecharon el resquicio para sacar versiones como el Lancia 037 Stradale o el Delta S4.

Esta marca fue precisamente la primera en homologar un modelo, el 037, consiguiendo el título de constructores. Sin embargo, al año siguiente destacó Audi con su modelo de tracción integral y más de 600CV, aunque amenazado por el Peugeot 205 T16 que finalmente se llevó el campeonato.

En 1986 apareció el Lancia Delta S4, que con sus 500 CV hacía el 0 a 100 en 2,3 segundos… sobre grava o arena!!! Dos accidentes ese año sin embargo fueron los detonantes de la desaparición de la mítica clase B, uno en el Rally de Portugal y otro en el Rally de Córcega.

¿Y a qué viene todo esto? Pues que tenemos en nuestras manos el último trailer de DiRT3, centrado en la Clase B, y queríamos meteros en el ambiente de esa época antes de dejaros con el vídeo que acaban de hacer público. ¿Todavía queda algún amante del motor que no esté deseando que salga ya este JUEGAZO el 24 de mayo?

Sin más, os dejamos con el trailer.

Imagen de previsualización de YouTube