Nos acabamos de enterar de algunas de las novedades que pretenden incorporar los chicos de Turn 10 (quienes ya desarrollaron Forza 3) en la próxima versión de la saga de simulación que suma puntos para convertirse en la mejor de la historia.

En primer lugar, el detalle con el que pretenden recrear cada circuito quieren que no tenga comparación con nada visto hasta la fecha. Para ello, han hecho el esfuerzo económico de alquilar todos y cada uno de los circuitos que posteriormente incorporarán en el juego, para cartografiarlos con un nivel de detalle altísimo. Así, hasta el más mínimo bache, curva, inclinación y desperfecto que exista en la realidad nos será transmitido a nuestro mando. Ahora más que nunca va a ser recomendable hacerse con un buen volante.

En segundo lugar, el único punto de contacto del coche con el circuito, los neumáticos, van a tener una atención especial en esta versión, pues han contado con la colaboración de Pirelli para confeccionar una enorme base de datos con las cifras reales de comportamiento de los neumáticos de la marca y recrearlos con absoluta fidelidad.

En tercer lugar, el sonido será parte fundamental de la experiencia inmersiva del juego, hasta tal punto que van a realizar sus propias grabaciones de motores para adecuarlas a cada modelo y cada situación. Más que nunca vamos a sentir que estamos conduciendo el coche de nuestros sueños.

Y en cuarto lugar, se confirma la compatibilidad con Kinect. Gracias al accesorio podremos movernos alrededor del coche, entrar en la cabina, y en definitiva, hacernos sentir como en el paddock de las carreras.

Esperemos que saquen pronto una demo en la que poder apreciar el gran trabajo que están haciendo.