Llevamos ya mucho tiempo escribiendo sobre videojuegos, analizando las últimas novedades para vosotros, adelantando las novedades, publicando los rankings, y todo esto por un motivo: conseguir ser una referencia donde acudáis diariamente sabiendo que vais a encontrar siempre lo mejor.

Sin embargo, una página como ésta no sería nada sin vosotros, por lo que en esta ocasión queremos más que nunca contar con vuestra colaboración y vuestra opinión. Y el tema sobre el que queremos debatir es ni más ni menos que el precio de los videojuegos, videoconsolas, sus accesorios, y en general este mundillo que tanto nos gusta.

Somos conscientes que tener todos los juegos en el momento en que salen, con todos sus accesorios y con las suscripciones correspondientes supone un desembolso importante que no todos nos podemos permitir. Algunos tiran por la via alternativa de modificar su consola y hacer lo que todos sabemos, con las consecuencias que también todos conocemos. ¿Merece esto la pena? ¿Nos podemos permitir jugar hasta cansarnos por un precio asequible?

Lo primero que debemos conocer es el coste de crear un videojuego. En algunos casos, el coste puede llegar a los 20 millones de dólares, siendo lo normal que el desarrollo de un juego cueste entre los 500.000$ y los 5.000.000$. Evidentemente, con estos costes de desarrollo, algo hay que hacer para que las empresas ganen dinero y les compense seguir en este mundo. Se calcula que únicamente un 5% de los videojuegos que se venden son rentables. Así, en muchas ocasiones las desarrolladoras hacen apuestas arriesgadas para intentar formar parte de ese 5%, y en otras, simplemente van a lo seguro y lanzan juegos con un estilo conocido y con ciertas garantías de ventas.

Evidentemente, el precio del soporte, el DVD en el caso de la Xbox360, es residual, y sería un error pensar que estamos pagando todo el dinero que pagamos por cada juego únicamente por el soporte físico (en los arcade no cabe pensar así, desde luego). El coste realmente está en el desarrollo, la comercialización, el marketing que hay detrás y que posibilita que nosotros te podamos dar a conocer de primera mano las novedades.

Viéndolo así, resulta más sencillo comprender el por qué del precio en la tienda. No obstante, para permitirnos jugar a esos grandes juegos que no pudimos permitirnos cuando salieron, tenemos los Classics a nuestro alcance, pues por un precio mucho más asequible podemos jugar a exactamente el mismo juego que hace algunos meses costaba el doble.

Por lo tanto, ¿os parecen caros los videojuegos? ¿pensáis que las compañías ganan demasiado dinero con los videojuegos? Quizás este gráfico cambie la idea que tenía más de uno :

Es vuestro turno, rebatid estas ideas, o simplemente dejad vuestros comentarios. Queremos conocer vuestra opinión.