Hemos tenido la oportunidad de revisar a fondo el último lanzamiento de Square Enix, MindJack, que ha desarrollado feelplus y del cuál podréis encontrar toda la información que necesitáis en el análisis que os ofrecemos.

MindJack es un juego de acción en tercera persona donde la principal novedad frente a otros juegos del mismo tipo es la posibilidad de ir cambiando de personaje sobre la marcha. Vendría a ser algo así como jugar a un videojuego de fútbol, en el que vamos cambiando al jugador que controlamos según nos convenga… pero pegando tiros.

El juego tiene buena pinta desde un principio, pues utiliza el conocido motor Unreal Engine 3, al que ya conocemos muy bien por juegos como Borderlands. Ambientado en un entorno futurista del año 2031, nos introduce en la mente de Jack, el protagonista, quien deberá poco menos que salvar el Universo a base de matar enemigos que le saldrán por doquier. Jugando a este juego nos ha venido a la mente el Soldier of Fortune, pues a pesar de que este último es un juego en primera persona y MindJack lo es en tercera, el ambiente de algunos escenarios es en cierto modo similar y la filosofía de ir atravesando escenarios y disparando a todo lo que aparezca por delante es la de siempre. Si vosotros lo jugáis, seguramente también os recuerde a algún juego con el que hayáis pasado horas hace algunos años. Y es que esa es una gran pega en el juego: aparte de lo innovador que resulta el cambio del personaje a controlar, todo lo demás no nos aportará demasiado a la experiencia de juego. O mejor dicho, no nos aportará nada nuevo, lo cual tampoco es necesariamente malo, pues podemos pasar muchas horas jugando si nos apasionan este tipo de juegos.

Argumento

Nos situamos en el año 2031, nuestro personaje, Jack, debe encontrar a Rebecca, pues se trata de una conocida activista que trabaja para una ONG que busca y desvela los trapos sucios de las empresas. Tras localizarla y conseguir su apoyo, nos veremos envueltos en un cúmulo de tiros del que no saldremos hasta terminar el juego. Por el camino, nos iremos encontrado con algún aliado (pocos) y con centenares de enemigos en forma de Squawkers (agentes), Furies (pequeños artefactos voladores equipados con armas), Quick Draws (lo más parecido a Número 5 en versión año 2031), helicópteros y sorpresas en forma de monstruos que irán apareciendo conforme avancemos.

Nos las tendremos que ver con grandes enemigos finales

La diferencia con lo que hemos visto hasta ahora, es que nos ofrecen la posibilidad de utilizar una nueva tecnología llamada MindJack que permite a sus usuarios introducirse en la mente de cualquier persona o incluso en sistemas electrónicos. En determinadas situaciones, seremos capaces de modificar con este sistema la mente de nuestros enemigos cuando los debilitemos lo suficiente, de modo que ataquen a sus compañeros con el consiguiente beneficio para nuestros intereses. La estrategia a seguir sería más o menos ésta: entras en una habitación, disparas al enemigo que tengas más cerca hasta debilitarlo (este mecanismo tiene un alcance limitado a 15 metros), y lo “transformas” para que ataque a sus compañeros. Si repites esto dos o tres veces, consigues superar cada escenario de una manera muy sencilla.

La otra ventaja de MindJack consiste en que cuando nos encontramos en una situación difícil, podemos pasar a controlar a otro personaje, a Rebecca, por ejemplo, pero no sólo a ella, sino a cualquier ciudadano de a pie que se encuentre en el escenario. Esto lo podemos aprovechar para entrar en una habitación, pasar a controlar a un ciudadano, y dejar a Jack y Rebecca matando enemigos. Nosotros nos limitamos a ayudarles y simplificamos las pantallas que se nos resistan más.

Gráficos

Ya hemos comentado que MindJack utiliza el motor Unreal Engine en su tercera versión. Aparecido en 1998 con el mítico Unreal y Unreal Tournament únicamente para PC, en su segunda versión añadió compatibilidad para Xbox y en la tercera versión llegó el soporte para Xbox360. Este motor ha sido usado por multitud de juegos y su comportamiento no defrauda. Nuestra consola es capaz de mostrarnos escenarios más que dignos con un nivel de detalle que nos satisface. Es cierto que en esta ocasión las texturas no son de lo mejor que hemos visto, y que no implementa el desenfoque que tanto nos gustó en Gears of Wars 2, pero cumple sobradamente para meternos en la acción y pasar buenos ratos disparando, que es de lo que se trata.

Podremos controlar a los enemigos para que se pongan de nuestra parte

Para evitar tener en memoria grandísimos escenarios, se recurre a esa costumbre tan molesta de bloquear los recorridos en sentido inverso. En ciertos momentos nos encontramos con puertas que una vez atravesadas se cierran a cal y canto y nos impiden volver a la habitación anterior a recoger más munición, por ejemplo. Si esto nos fastidia en muchas ocasiones, más molesto todavía para la experiencia de juego es encontrarnos con puertas abiertas al intentar volver que no podemos atravesar. No es nada grave, pero siempre se agradece que este tipo de detalles se cuiden cuanto más mejor.

Sonido

Desde que se pusieron tan de moda los sistemas de sonido de cine en casa, han sido multitud de equipos los que han añadido soporte para ellos. Nuestra querida Xbox360 soporta múltiples canales de audio y nos encanta cuando un buen juego los exprime al máximo, tal y como hizo el Forza 3, metiéndonos de lleno en el ambiente y colaborando para que estuviésemos dentro del juego. Aquí, los sonidos se limitan a cumplir su labor. Los disparos suenan a disparo, la música nos acompaña mientras avanzamos, pero en ningún momento es un elemento diferenciador que marque diferencias. Se agradecen los efectos de sonido que nos aparecen por detrás, pero buscamos algo más que nos introduzca en la escena de un modo más real. Así como los motores gráficos han evolucionado adecuadamente con el paso del tiempo, echamos en falta un desarrollo paralelo del procesador de audio, que cree reverberaciones y ecos acordes con el espacio en que nos encontramos.

Jugabilidad

Aquí es donde nos gustaría haber encontrado un nivel algo superior en el juego. En primer lugar, la IA de los enemigos deja mucho que desear, siendo idónea para aquellos que empiecen en estos juegos puesto que los enemigos tardarán bastante en percatarse de tu presencia y tendrás tiempo para apuntar y dispararles. Para los más experimentados, en cambio, puede suponer un desespero ver como disparas a los enemigos y tardan en darse la vuelta y repeler el ataque. Nos hubiese gustado asimismo encontrarnos con un tutorial algo más completo. Realmente, cumple más función de tutorial los consejos que aparecen durante los tiempos de carga (esos a los que nadie hace caso) que el tutorial en sí mismo, donde nos enseñan a movernos con los sticks, introducirnos en la mente de otro personaje y poco más.

A la jugabilidad realmente ayuda la posibilidad de cambiar de personaje sobre la marcha, la mejor baza de este juego, puesto que si te matan, simplemente coge otro personaje (incluido un ciudadano) y sigue disparando. El juego nos da opción de curar a compañeros, por lo que con un poco de experiencia a veces es difícil que te maten durante muchas pantallas.

La IA de los enemigos a veces brilla por su ausencia

Y algo que nos ha sorprendido, pero que viene marcado por su faceta online, es la total ausencia del botón de pausa. A mitad de partida no podremos pausar la acción de ninguna manera. La única manera será salir de la partida perdiendo cualquier avance que no haya sido guardado.

Online

De la parte multijugador hay que decir cuanto menos que es curiosa y original, ya que todo el juego en si es multijugador y desde el principio nos advierten sí permitimos que otros jugadores se unan a nuestra partida lo que convertirá las campañas de un solo jugador en una partida multijugador al instante y el jugador que se incorpora tendrá la opción de jugar a nuestro lado y ayudarnos en nuestra lucha o escogiendo hacernos la vida imposible situándose en el bando enemigo de los Nerkas.

Hackeando mentes!

Tal vez se echa en falta algún modo de juego multijugador adicional, ya que una vez pasada la novedad el único objetivo es abatir al enemigo.

Conclusiones


Nos alegramos de que salgan juegos al mercado, que haya variedad, de que podamos ofreceros todas las novedades puntualmente, y a eso precisamente es a lo que contribuye MindJack. Sin ser un título que pasará a la historia de los videojuegos, es un juego que puedes comprarte o regalar y con el que pasar buenos ratos sin otro motivo que dar tiros. Desde luego, nos hubiese gustado encontrarnos con algo más en bastantes ocasiones, pero ello no quita que nos alegremos de que sigan saliendo al mercado juegos y que vosotros los disfrutéis. [6]