De seguro que Infinity Ward esta siguiendo con lupa como les esta yendo a sus colegas de TreyArch, pero desde luego que quien más estará atento a como va el lanzamiento del nuevo “Call of Duty” es Activision.

Todos ellos estarán siguiendo como los medios publican opiniones, críticas y análisis del nuevo juego de la franquicia bélica por excelencia.

Hay que reconocer que se lo han puesto difícil a TeryArch por parte de sus jefes en Activision (quienes quieren resultados económicos similares a anteriores entregas) y por parte de los jugadores y fans de la saga (quienes no quieren ser decepcionados).

TreyArch siempre ha estado a la sombra, ha sido el segundón en lo que a desarrollo de los juegos de “Call of Duty” se refiere. Con el paso a segundo plano de Infinity Ward después de marcharse gran parte del equipo, TreyArch tiene que dar la talla, así que desde luego es una gran oportunidad para todo el equipo, pero ha de cumplir muchas expectativas.

De eso hablaremos aquí, ¿ha conseguido TreyArch elevar su “Call of Duty: Black Ops.” a la altura de uno de los de Infinity Ward?. Rotundamente si, y de seguro que lo celebran más en Activision (ha roto todos los records de ventas) que nosotros como jugadores y fans.

Tras el salto tenéis el análisis de uno de los grandes de este 2010: “Call of Duty: Black Ops.”

Como es costumbre comenzaremos dando un repaso al apartado de la historia y el guión del juego.

Pese a que para muchos el “Call of  Duty” supone principalmente el modo multijugador, aun hay gente que valora la parte de la campaña, algunas veces más acertadas que otra. Pero para nosotros primero va la campaña de un juego, y lo completa (haciéndolo perfectamente aquí) el modo multijugador.

Comenzando con el análisis de este apartado lo primero que hay que decir al respecto es un gran ¡gracias!, pues TreyArch ha trabajado muchísimo más este apartado que lo que hicieran sus excolegas de InfinityWard. Tenemos ante nosotros quizá la historia y el guión más bien tratado, hilado y maduro de la saga de “Call of Duty”.

¡Charlie a las 12!

Como todos a estas alturas sabremos, en esta entrega dejamos de lado la segunda guerra mundial para adentrarnos en un conflicto mucho menos tratado y abordado (en el mundo del videojuego por supuesto): la guerra fría.

A lo largo de la historia tendremos un repertorio de situaciones y localizaciones de lo más variadas de este conflicto histórico. Sumándole también algún que otro salto temporal. Esto dota de frescura y dinamismo al título y no nos estanca en interminables y repetitivas pantallas, sin duda otro gran punto a favor de TreyArch.

Todo esto lo viviremos de la mano de Alex Mason, agente de la CIA que se verá envuelto en una trama de traición, espionaje, y sobretodo mucha acción. Hilado de una manera soberbia y con un guión original.

Al señor Mason le acompañaran otros personajes no menos importantes con los que también podremos jugar, ellos son Hudosn (agente de la CIA) y Víctor Reznov. Si, el señor ruso Reznov era nuestro camarada en “World At War”, un cameo muy de agradecer, pues es un personaje muy querido en esta saga.

No dudamos en afirmar que TreyArch, en lo que respecta a trama e historia, a superado a “Modern Warfare y le ha otorgado un nuevo sentido al modo campaña del “Call of Duty”. Desgraciadamente topamos con el problema que se repite hasta la saciedad en la gran mayoría de juegos: la duración, entre 6 y 7 horas.

Reznov rebusca en un cadaver una botella de Vodka.

En lo que respecta al apartado técnico, no se le puede pedir más a “Call of Duty:Black Ops”. Al igual que fue “Modern Warfare 2”, es de lo más perfecto en cuanto a gráficos hablamos. Brillante, efectista, y muy bien definido TreyArch ha perfilado hasta el último píxel en este juego, muy detallista  e hiperreal.

Si bien, con un poco de esfuerzo por parte de los desarrolladores se podría haber incrementado aún mas este apartado, de ya por si asombrante, subiendo un peldaño más alto que sus colegas de Infinity Ward. Las comparaciones, en lo referente a lo visual, son imposibles con “Modern Warfare 2” pues el motor gráfico no ha sido tocado para nada

Nadie duda de que la saga de Call of Duty” es pionera en gráficos de última generación pues se puede apreciar en nuestras consolas la gran calidad visual de la que alardea, la cual es muy superior en la plataforma de Microsoft (eso si, si hablamos de un PC de última generación los gráficos son desbordantes).

¡Si hasta tiene nieve en el bigotillo!

La jugabilidad es algo que tampoco ha variado mucho en las diferentes entregas de esta franquicia, por supuesto “Black Ops.” No iba a ser diferente.

Esto no es malo, todo lo contrario, demuestra la estabilidad del sistema del juego y del manejo que ha sido tan eficaz que se ha convertido en un estándar en todos los shooters de primera persona. El manejo es sencillo y eficaz, pero no quiere decir que sea un juego fácil, si hablamos de la campaña claro. Esto viene condicionado por los niveles de dificultad, siendo el más bajo extremadamente fácil y el más difícil un verdadero reto que nos hinchara las venas de la cabeza.

Una fórmula que dio muy buenos resultados a Infinity Ward fue la experiencia tan cinematográfica que vivíamos en el propio juego. Algo que gusto e impacto a partes iguales y que engrandeció ha esta compañía. Para nuestra suerte, en TreyArch son lo suficientemente sabios como para saber que cuando algo realmente funciona tan bien no hay ninguna necesidad de tocarlo y así ha sido. En muchos momentos del juego seremos participes de estas experiencias, que no obstante, estaría mejor si fueran más interactivas con el jugador.

Que bonito atardecer...es hora de pegar tiros.

Y llegamos al gran apartado del multijugador, y repito, gran.

De nuevo nos topamos con la misma premisa: si algo funciona, ¿para que tocarlo?. Infinity Ward hizo un gran trabajo con el multijugador, y con unas leves modificaciones lo volvió aún más grande en “Modern Warfare 2” TreyArch tenia el camino ya hecho, pero ahora estaba en el punto de mira de todos, ¿se iban a conformar con dejarlo tal cual?.

Para nuestra alegría y sorpresa no ha sido así. Si bien mantiene las líneas generales del multijugador se han propuesto nuevas novedades y muy acertadas, dándole más vidilla a este modo y para que negarlo mucha más diversión y sana competitividad (y cabreos, muchos cabreos cuando no ganamos).

Ahora existen más mejoras, más personalización de armas y equipo, nuevas armas, nuevos retos y nuevos desafíos. Pero lo más importante, que para conseguir esto no basta con subir de nivel, hay que gastarse dinero, dinero virtual que ganaremos de diferentes maneras en el juego.

Y esto, nos lleva a algo por lo que le rendimos una ovación a TreyArch: las partidas de apuesta. Estas son nuevos modos de partidas multijugador donde apostaremos nuestros créditos de CoD (el dinerito virtual del que hablábamos) en unas partidas de lo más originales, trepidantes y muy muy divertidas. Desde disponer de una sola bala contra todos nuestros adversarios a cambiar de arma por cada muerto. Realmente este modo es tan adictivo como divertido ingenioso e incluso hilarante, bravo TreyArch.

Mirad al jugador de más a la izquierda, acaba de recibir un buen '¡Zas! en toda la boca'.

No podemos hablar del modo multijugador sin mencionar el modo Zombi.

De nuevo TreyArch repite con este peculiar modo donde los nazis zombis nos dan unos cuantos buenos momentos.

Aunque repite formula lo hace de una manera un tanto… especial. Dispondremos del clásico modo Zombi, donde nosotros junto con 3 amigos más lucharemos contra oleadas de sedientos zombis fascistas. Pero también contaremos con el modo Zombi donde nosotros junto con 3 amigos más lucharemos contra más zombis… eso si, nosotros seremos o bien Nixon, Kennedy, McNamara o Fidel Castro, ahí es ná’.

Pero aún hay una sorpresa más, un minijuego que ya comentamos días antes de que saliera a la calle “Black Ops”. En dicho minijuego también destrozaremos hordas de Zombis, pero este específicamente es un arcade retro con tintes de juego de los 90. Un puntazo que esta causando furor y que especialmente nos ha encantado, de nuevo aplaudimos esta gran ocurrencia de TreyArch.

También mola desmenbrar zombis desde una vista cenital.

Un último antes de finalizar es el apartado del sonido. Aquí es donde más flojea el juego.

Si bien, en algunas ocasiones podemos escuchar algún tema de los Rolling Stones mientras pegamos tiros en Vietnam (cosa que realmente es una pasada), el resto de la banda sonora original es bastante pobre y nunca llega a cuajar en el transcurso del juego. No obstante nunca llega a empañar el producto final, pero si habría engrandecido el título disponer de algún tema orquestal o incluso más canciones de la época.

Mención especial tiene el doblaje al español, que siendo sinceros es verdaderamente lamentable. La voz, en muchas ocasiones, no esta sincronizada con lo que vemos (veremos a Reznov mover la boca pero increíblemente no producir ningún sonido) y también existen cambios bruscos de volúmenes que te hacen perder totalmente el hilo de lo que se esta tratando. Si a esto le sumamos que no existe la opción de poner subtítulos ni en versión original hace que a uno le hierva la sangre.

Menos mal que debajo del agua no hablan, por que el doblaje habria sido curioso.

Para capitular, es imposible hablar de “Call of Duty” sin pensar en Infinity Ward y lo que a la saga a aportado, TreyArch se queda ahora a la cabeza de esta franquicia y tiene todo el peso de la responsabilidad para mantener el nivel. Y lo ha conseguido, no solo ha mantenido el nivel de esta gran saga bélica si no que ha ido más lejos y lo ha hecho más grande.

Los chicos de TreyArch merecían una oportunidad para demostrárnoslo y por fin ha llegado. Es hora de que empecemos a asociar “Call of Duty” a TreyArch, pues el trabajo en “Call of Duty:Black Ops.es francamente soberbio [9.5]