El sable de luz es un arma noble para tiempos más civilizados.”

Con esta cita de Obi-Wan Kenobi caracterizado por el gran Alec Guines en “Star Wars IV” (o la primera, como todos la recordamos) vamos a comenzar con un análisis que mucha relación tiene que ver con esto: las espadas láser, o lo que viene al caso, “Star Wars:The Force Unleashed II”.

Y es que la esencia de la segunda entrega de este título de LucasArts son las espadas láseres y la fuerza. Con ambas vamos a disfrutar como enanos, en una casi perfecta recreación del mundo creado por George Lucas pero dejando la fantasía al margen para imponer una grandes y muy satisfactorias dosis de acción.

Recordemos que su predecesor, “Star Wars:The Force Unleashed”, no consiguió satisfacer a la crítica y dio la ligera sensación de ser un juego incompleto. Tras el salto analizaremos la continuación del título, pero para los más impacientes tenemos que decir que ha sido superado y con creces, LucasArts ha creado una verdadera maravilla.

The Force Unleashed II (“El poder de la Fuerza II” en castellano, aunque nos suena un poco mal así) continua la historia donde la dejo su predecesor. Como vamos a evitar spoilers y chafones de historia poco os hablaremos del argumento, pero hay que decir que se han hilado ambas partes de tal manera que no queda forzada la trama de esta segunda parte.

La historia propone un propósito nuevo que es muy bien llevado por los guionistas de LucasArts y Starkiller parece en esta entrega un personaje mas trabajado. La trama de esta segunda entrega iguala en calidad a la de la primera entrega, aunque se puede apreciar un mayor esfuerzo por lo que se nota una ligera mejora, sobretodo en los diálogos entre personajes y una historia más pulida.

Starkiller tiene una nueva mision: saltar por todas los balcones del juego.

Pero, aquí esta el gran error de este juego: su duración. “The Force Unleashed II” tiene el suficiente agarre narrativo que te hace querer quedarte pegado hasta acabar el juego, y realmente así ocurre. El juego escasamente dura el tiempo de 5 horas (en dificultad difícil) y se hace extremadamente corto.

Pero si hay algo que destacar por ser increíblemente notable y de quitarse el sombrero es su aspecto visual y sus gráficos.

Si “The Force Unleashed” ya destacó por unos gráficos más que buenos, esta entrega no se queda corta. Los efectos son de un pulido perfecto: explosiones, disparos blasters, etc; merecen una mención destacable.

De igual manera los soldados imperiales y todo su vasto arsenal son fieles a la saga original y muy bien logrados (hasta Yoda esta mejor diseñado que en la nueva trilogía).

Los decorados, habitaciones, planetas y demás del estilo son escenas increíblemente logradas que nos adentraran en este mundo fantástico de Star Wars, muchas veces nos detendremos a examinar los conseguidos paisajes, y otras muchas veces desearíamos poder pararnos si no fuera por la nave de descenso imperial que nos persigue por detrás.

Algunos escenarios parecen obras de arte paisajistas.

Existen varios niveles que son verdaderas barbaridades no solo por el detalle gráfico si no por la situación en la que te encuentras: la guerra entre el imperio y la republica como nunca lo habíamos visto.

Tiene especial mención aquí el trabajo gráfico en la lluvia, muy logrado y dota de un toque especial a este juego, pues nos acompaña en casi todo el (corto) juego.

A este soldado imperial le van a llover otras cosas.

En cuanto a la jugabilidad en si, también requiere unas citas de alabanza.

Pues combinar el arte del manejo del sable luz como lo hace Starkiller, y además ser diestro en la fuerza no es moco de pavo. Aquí podemos usar todas estas facultades de una manera sencilla y sin mucha dificultad, pero si queremos ser verdaderos jedis y exprimir al máximo el potencial de Starkiller (y ver así muchas lucecitas y brazos amputados) debemos esforzarnos y dedicarle un tiempo al entrenamiento (en este caso los “desafios”).

Las florituras, las piruetas, los saltos y los mandobles que realizaremos en el juego con nuestros sables de luz son realmente una delicia, y por si fuera poco los poderes de la fuerza son increíbles. Estos últimos a servidor le recuerdan un poco a Dragon Ball, cosa que sinceramente no sabéis cuanto agradezco.

Kaaaaa meeeee, haaaaa meeeee, haaaaaaaaaaa!

Una de las novedades es el modo de juego “Desafío”, y no os confundáis y creáis que es un modo más de relleno que no propone ninguna dificultad, pues son verdaderos retos dificultosos y que nos cabrearan en ocasiones (mas de una). Pero esto es algo que también se agradece, pues un desafío a de hacer honor a su nombre, y siempre podemos competir con nuestros amigos por mejorar la marca (la ‘sana’ competencia siempre saca lo mejor de nosotros).

Por último requiere un pequeño párrafo el apartado sonoro.

La banda sonora es la misma que en las películas originales, la de Jhon Williams, y no hacen falta muchos comentarios para decir lo grande que es. Totalmente fiel son también los efectos sonoros, todos iguales a los de los filmes con lo que ningún fan se sentirá defraudado.

Este es un apartado que en estos juegos se pasa muy por alto, por que ya se sabe que va a ser perfecto y tal cual pudimos ver en las viejas películas.

El Slave espera en la plataforma de aterrizaje

Finalizando. Un gran juego, lleno de acción, ritmo trepidante espadas láseres, jedis, siths; todo ello urdido por la mano de LucasArts el cual da un resultado realmente increíble. Fiel a la saga original pero que aporta dosis que no pudimos vivir en las películas.

Un juego muy bueno y muy recomendable, no solo para los fans de la saga si no para los amantes de la acción y de las sensaciones fuertes.

La gran pega: su duración, extremadamente corta. [9]